viernes, 25 de febrero de 2011

La viruela en Nueva España

La viruela en Nueva España.  

El virus de la viruela se ha introducido al nuevo mundo desde el siglo XVI, desde entonces diversas epidemias se dieron lugar en los años 1737, 1761, 1779 y 1797. La falta de información a medida que las fechas se alejan de la actualidad dificultan la comprensión total de la emergencia médica de ese entonces. Por esta razón la más conocida de las cuatro es la de 1797.

El primer censo de la Nueva España arrojaría una cifra de 104.750 habitantes, las muertes causadas por la primer epidemia sumaban unos 25.000 habitantes. Por aquel entonces el virreinato padecía una precaria condición económica para solventar la atención a los enfermos, por su parte las instituciones laicas y religiosas actuaban a su modo. Las primeras buscaban la atención primaria de la salud a enfermos y las segundas ofrecían servicio religioso para los sufrientes.

El gobierno pasó a pedir la colaboración de los vecinos más adinerados para la compra de alimentos y medicinas. Entre tanto, aquellas personas que notaban haber sido contagiadas de viruela callaban por miedo a la discriminación social y los métodos de control. Por esta razón se decidió fraccionar la ciudad en ocho cuarteles para que el jefe correspondiente tenga el trabajo de detectar nuevos focos.


La expansión y perduración de la enfermedad fue causada en gran medida por las condiciones de higiene en las que se encontraba la ciudad durante ese tiempo, sumado al creciente fenómeno de hacinamiento. Todo esto más la ignorancia de las causas de contagio facilitaron que el virus encuentre nuevos huéspedes a quienes infectar.

En ese entonces la enfermedad era considerada de origen humoral, se pensaba que aquellas personas con características flemáticas padecían una versión más suave de la patología en contraposición a los de carácter cálido.
Otras apreciaciones tomaban la teoría miasmática de las enfermedades, lo cual llevó a pensar que un agente ayudado por los vientos generaba el contagio.



Profilaxis para la viruela:

Se utilizaron cuantiosos métodos para tratar de curar la viruela, desde los experimentos científicos concordes a la época hasta las creencias religiosas.
En 1762 Se instalaron principalmente tres nosocomios improvisados para la atención de los enfermos: La cárcel real, el hospital manzanares y la Compañía de Jesús con su seminario. Con el pasar del tiempo nuevos lugares eran acondicionados para tal fin.

Ya en 1779, la ciudad fue dividida en 8 cuarteles con sus correspondientes jefes cuya función era convencer a los virulentos de acudir a los nosocomios. En caso contrario se hacía lo posible por que reciban atención en su casa, aunque esto generaba un riesgo mayor.

Entre los métodos de la época se encontraban las sangrías, las lavativas, agua hervida con flores de amapola, friegas de aceite. Para el dolor de garganta se sugerían gárgaras con agua y vinagre mientras que para las molestias en los ojos simplemente agua pura. Ventosas en los muslos, ejercicio moderado y purgantes suaves también eran recetados.
.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Búsqueda en toda la web: